UN OASIS EN EL DESÉRTICO DEBATE LEGISLATIVO, EMPRENDIMIENTO E INNOVACIÓN

El miércoles 7 agosto la Asamblea Nacional de Ecuador inició el primer debate del proyecto de “Ley de Emprendimiento e Innovación”, fue uno de los pocos oasis que de cuando en cuando aparecen en el desierto legislativo caracterizado por la casi nula capacidad de acogida a propuestas orientadas a resolver los problemas nacionales que limitan el desarrollo.

El debate giró fundamentalmente en torno a medidas genéricas orientadas al fomento del emprendimiento como por ejemplo la necesidad de simplificar los trámites burocráticos que se deben realizar para constituir empresas o la creación de fuentes de financiamiento de bajo costo; estas medidas son necesarias pero no suficientes para impulsar la intensiva creación de empresas (empresarialidad) que contribuyan a la transformación productiva nacional, al crecimiento económico, a la reducción de la pobreza y de la desigualdad.

En este sentido, es indispensable caracterizar los distintos tipos de emprendimiento y de emprendedores para establecer un marco jurídico que se ajuste a las necesidades específicas de cada grupo y a los objetivos macro que pretenda alcanzar el país. Así, es necesario diferenciar los emprendimientos entre aquellos motivados por la subsistencia, los que pretenden aprovechar una oportunidad de negocio y los que se originan en la vocación del emprendedor.

Los emprendimientos de subsistencia están relacionados directamente con el nivel de pobreza de un país, a mayor pobreza más personas buscan sobrevivir prestando servicios, comerciando mercancías o vendiendo productos artesanales; estos emprendimientos tienen una muy baja probabilidad de acumulación y la mayoría de ellos desaparecerían si existiese suficiente oferta de trabajo adecuadamente remunerado.

Alrededor de esta actividad se construye el mito de que una de las carácterísticas del ecuatoriano es la creatividad como la del “monito” de cinco años que vende gaseosas en una esquina o el que vende fotografías de la erupción de uno de nuestros volcanes. Lamento decepcionar, pero al visitar países con altos índices de pobreza se descubre que todos los seres humanos compartimos la “creatividad” pues en condiciones extremas nos ingeniamos para sobrevivir; se verá en próximos artículos que este no es el tipo de creatividad necesaria para la innovación que aporta a grandes transformaciones.

Estos emprendimientos que aparecen espontáneamente cuando se implementan políticas económicas de “austeridad” que provocan estancamiento o recesión y, consecuentemente, incremento de la pobreza; es lo que sucede con los programas de ajuste del FMI, así, es común ver las calles inundadas de vendedores ambulantes luego de la implementación de las políticas económicas recomendadas por el organismo; irónicamente se podría decir que el FMI es la principal incubadora en el mundo de emprendimientos de subsistencia.

Es evidente que el objetivo de la Ley no es fomentar estos emprendientos, sin embargo, hay que reflexionar sobre las cosas que se pueden hacer para lograr que estos emprendimientos logren algún margen de utilidad que les permita crecer y establecerse formalmente, lo que analizaremos en el próximo artículo de opinión para después tratar los temas relativos a los otros tipos de emprendimiento y su contribución a la innovación.

Publicado por

AXEA65

Yo soy hecho en Ecuador. Soy de razón y de pasión de soñar y realizar. Asambleísta Nacional. Función anterior: Ministro de Educación.