ARDE CIUDAD GÓTICA, LA CULPA ES DEL GUASÓN.

En todos los países el estreno de “Jocker” despertó mucha expectativa, seguramente después de verla la mayoría la recordará como la mejor película del año por la extraordinaria actuación de Joaquin Phoenix en el personaje de Arthur Fleck (Guasón) pero fundamentalmente por el cuestionamiento a un sistema social que opera en beneficio de unos cuantos privilegiados y olvida a la mayoría.

En las primeras escenas los noticieros dan cuenta de una Ciudad Gótica llena de basura, descuidada por las autoridades, después se muestra la explotación laboral de la que es víctima Arthur Fleck junto a sus compañeros de trabajo  y el repliegue del Estado en la garantía de derechos por restricciones presupuestarias; mientras esto sucede la sociedad daba algunas muestras de inconformidad hasta que se produce un gran estallido luego de que tres ejecutivos de Wall Street acosan desalmadamente a Arthur Fleck mientras se transportaba en el metro, este descarga su ira por los abusos del que fue víctima toda la vida  matando a tiros a sus agresores, los medios de comunicación difunden la noticia, la policía busca al asesino y en un programa de televisión de alta sintonía el Guasón denuncia la injusticia social, confiesa su crimen y  dispara a sangre fría al presentador a quien acusa de ser cómplice de todos los atropellos del que había sido víctima. El caos se apodera de la ciudad y el Guasón, un antihéroe, se convierte en el símbolo de la rebeldía social.

Esta película está cargada de simbolismos que evidencian el hastío de la gente con la desigualdad e injusticia social de la que serían responsables las élites económicas que controlan el poder político pero también alerta que la ira popular puede ser aprovechada por personajes siniestros para conducir a la sociedad hacia males mayores; coincidiremos con la mayoría que ejemplos de personajes siniestros son  los miembros de la ultra derecha alemana que buscan el renacimiento del nacismo o el propio Jair Bolsonaro que encarna el facismo en Latinoamérica.

Con “Jocker” la industria cultural nos invita a reflexionar sobre la necesidad de incorporar cambios profundos en el modelo económico imperante porque provoca un nivel de desigualdad tal que convierte a las sociedades en bombas de tiempo a la espera de un pretexto para detonar; en Ecuador fue la eliminación del subsidios a los combustibles, en Chile el incremento de la tarifa del metro. Antes de seguir, no puedo evitar mencionar, como curiosidad, que la primera gran manifestación de rechazo a la eliminación de subsidios en Ecuador, convocada por los transportistas, coincidió con la fecha en la que se había anunciado el preestreno de la película.

En medio de la convulsión social los dos gobiernos, ecuatoriano y chileno, intentaron deslegitimar a sus adversarios políticos atribuyéndoles anti valores para luego acusarlos de los desmanes con la esperanza de que la ciudadanía cese sus reclamos y desfogue su ira en contra de los supuestos villanos; la estrategia en algún momento exitosa se había agotado y las protestas no se detuvieron.

“Arde Ciudad Gótica, la culpa es del Guasón” dejó de ser un argumento disuasivo y más bien, ya que estamos en “modo Bátman”, se convirtió en un boomerang que regresa y golpea a quien lo usó como arma de defensa; efectivamente, la mayoría de la sociedad asumió que los mandatarios no estaban en sintonía con la realidad que originó la protesta.

La dimensión de las manifestaciones terminaron forzando a los presidentes a derogar las medidas tomadas y a ofrecer compensaciones sociales; en el Ecuador se logró una pacificación momentánea, en Chile la grave conmoción interna continúa.

Más allá del desenlace de la coyuntura, lo cierto es que ha comenzado un nuevo ciclo político en la Región en el que habrá una férrea lucha social por la erradicación de la pobreza y la minimización de la desigualdad; si las élites económicas y políticas no atienden esta demanda ciudadana se vendrán años de inestabilidad y conflicto social.

Llegó la hora de reemplazar la codicia por la solidaridad, de entender que a menor desigualdad más PAZ habrá en nuestros países.

VEAN “JOCKER” Y NO CULPEN AL GUASÓN, LA CULPA ES DE LA CODICIA QUE PROVOCA DESIGUALDAD

Publicado por

AXEA65

Yo soy hecho en Ecuador. Soy de razón y de pasión de soñar y realizar. Asambleísta Nacional. Función anterior: Ministro de Educación.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s