A mis compañeros prisioneros

Querida/os compañera/os:

Ustedes son prisioneros porque se les encarceló sin haber cometido delito alguno, porque se les niega el derecho a que se presuma su inocencia y a que se puedan defender en libertad.

Apenas puedo imaginar lo que están viviendo, apenas puedo percibir la angustia que deben sentir por el sufrimiento de sus familias, apenas puedo dimensionar el valor que en este momento para ustedes debe tener la palabra LIBERTAD; admiro su valentía porque se atrevieron a decir lo que pensaban y ser la voz de decenas de miles de ciudadanos sabiendo que esto podría tener una alto costo personal.

Líderes son los que actúan así, poniendo el interés colectivo por sobre sus propios intereses y muestran que los principios son irrenunciables a pesar de la dureza de las circunstancias. Probablemente la fortaleza que proyectan se inspira en símbolos de las luchas populares como los Mandela, los Gandhi, los Che, las Dilma, los Mujica y tantos otros cuya vida fue testimonio de que la libertad no se pide de rodillas sino que se la conquista a fuerza de verdad.

La verdad nunca permanece oculta y cuando se evidencia doblega a la injusticia permitiendo a las víctimas de la infamia trascender a través de la cristalización de sus ideales, es que la represión en lugar de apagar el espíritu transformador de una persona lo multiplica entre miles o millones.

Debo confesarles que hace pocos días amigos de buen corazón me dijeron que debemos hacer “lo que sea” para que ustedes sean liberados, estoy de acuerdo con ellos, siempre que ese “lo que sea” no signifique traicionar su propia lucha.

Pienso en el rechazo de Lula a salir de prisión mediante argucias legales que dejaban duda de su inocencia; quizá añoraba estar con sus hijos y nietos, quizá la familia pedía que aproveche esa oportunidad, quizá sus coidearios le ofrecían hacer lo que sea para que salga de prisión pero él se negó porque Lula ya no era solo de su familia o de su partido, Lula era del pueblo de Brasil que busca ser liderado por alguien en quien pueda depositar confianza absoluta.

Ustedes ya no son solo de los suyos, son del pueblo ecuatoriano que necesita creer en sus líderes, por eso su libertad solo puede ser conquistada a fuerza de verdad.

Mucha fortaleza compañera/os en estos duros momentos, estamos con ustedes.

Un fuerte abrazo,

Augusto

Publicado por

AXEA65

Yo soy hecho en Ecuador. Soy de razón y de pasión de soñar y realizar. Asambleísta Nacional. Función anterior: Ministro de Educación.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s